jueves, 28 de julio de 2016

Manifiesto, y un cuerno

Manifiesto, y un cuerno
Morrie Mullins

Hace unas pocas semanas, los tarasin aparecieron con la ubicación de un alijo oculto de tesoros –en forma de información- dejado hace más de dos siglos por Reidi Artom. Entre esos tesoros (que continúan siendo estudiados por xenobiólogos, sociólogos y otros académicos de todo tipo) había un documento que fue publicado inmediatamente, a petición de la Madre Kasslan del irstat Vriisan. En ese documento, Reidi Artom explicaba diversos elementos de su filosofía, tanto en lo que refiere a la expansión en su conjunto, como a lo que se refiere a la guerra.
Diferentes fragmentos del manifiesto han despertado reacciones dispares entre el pueblo de Cularin, pero tal vez sus afirmaciones más polémicas tienen que ver con la guerra. Artom escribió lo siguiente:
Es algo curioso que hacemos los seres racionales: tomamos un sector del espacio que no “pertenece” a nadie (o, si está cerca de pertenecer a alguien, se trata de alguien que estaba aquí desde hace eones, antes de que pensáramos siquiera en venir aquí) y discutimos ruidosamente acerca de quién lo controla.
A menudo llamamos a esto “guerra”.
Supongo que no necesito hacer proselitismo de las maldades de la guerra. La gente muere, los supervivientes viven con rabia y odio y una docena de otras emociones dañinas y, si la galaxia cambia, lo hace a peor. Nadie gana.
Dado el estado actual de los asuntos en Cularin, no es sorprendente que varios individuos discrepen con esa afirmación. Notablemente ausentes de la discusión han estado las opiniones de Osten Dal’Nay o Broof Yurdel, comandantes de la Milicia de Cularin. A primera hora de esta mañana, un trío de jóvenes apareció en las oficinas de Holodifusión Central de Cularin y solicitó una entrevista con Yara Grugara. Aunque han solicitado que no se difundan sus nombres, estos tres varones –un humano que pidió que le llamáramos “Mack”, un cereano que se identificó como “Pac”, y un trandoshano que insistió en que nos refiriéramos a él como “Grunt”- están ahora dispuestos para hablar con Yara acerca de sus opiniones sobre lo que Reidi Artom tenía que decir. Hemos concedido esta entrevista porque los tres poseen credenciales que les acreditan como soldados de la Milicia de Cularin.

Fundido de entrada. Yara está sentada en un lado de un plató amplio y despejado. Su lado está bien iluminado, y hace su mejor esfuerzo por sonreír mientras continúa manteniendo un aspecto muy serio. Obviamente, es muy difícil para ella. El lado opuesto del plató no está bien iluminado en absoluto, y vemos tres siluetas sentadas en sillas. En el extremo de la izquierda hay un cuerpo con una cabeza claramente cereana, a su izquierda hay un humano, y en el extremo derecho hay un trandoshano.
Yara: Mack, Pac y Grunt. Tres de los mejores hombres de Cularin. Miembros de nuestra milicia, defensores de nuestros hogares. Hoy aquí, con Yara, para rebatir anónimamente las afirmaciones realizadas por una gran mujer que ya no está viva para defenderse. Bienvenidos, caballeros.
Mack: Gracias. Creo.
Yara: Vayamos directamente al asunto, ¿de acuerdo? Yara tiene entendido que ustedes tres querrían decir algo acerca del recientemente re-descubierto manifiesto de expansión escrito por la gran Reidi Artom, quien, para cuando llegó a Cularin, ya había visitado el doble de sistemas estelares de los que la mayoría de nosotros verá en toda una vida. Oh, y que ustedes hablan en nombre de la Milicia de Cularin.
Pac: Yara, ¿me permite? Ya estoy advirtiendo un patrón en sus preguntas... o, más bien, en sus afirmaciones. En dos ocasiones se ha referido a Reidi Artom como “grande”. No ponemos en disputa que fue una persona muy importante, o que sin ella, Cularin podría no ser lo que es. Usted también parece implicar que estamos aquí para atacarla de algún modo, cuando ciertamente ese no es el caso.
Grunt: Menos cuando se equivoca. Entonces es bastante idiota.
Pac: Cállate.
Grunt: Lo siento.
Pac: ¿Por dónde iba?
Yara: Estaba a punto de confirmarme que están aquí para proporcionar la perspectiva de la Milicia sobre lo que Reidi Artom tenía que decir sobre la expansión y la guerra.
Mack: No tanto sobre la expansión. Mire, la mayoría de eso me pareció bien. Quiero decir, sólo leí una vez esa parte, así que supongo que estaba bien.
Pac: Sus opiniones sobre la expansión son esencialmente irrelevantes, así como su creencia de que la guerra es el resultado de “modas pasajeras”. No sé muy bien de donde se habría sacado esa teoría, pero la encuentro en extremo disparatada. La guerra es el resultado del conflicto, sea ese conflicto natural o artificial, y de la indeseada transformación de ese conflicto en violencia. Y me gustaría añadir que no hablamos por la Milicia en su conjunto. Hablamos por nosotros mismos, como representantes de la Milicia.
Yara: Pero dado que nadie más de la milicia ha hablado, eso significa que hablan por la Milicia en su conjunto... ¿no es así?
Grunt: Sí. Pero sólo porque tenemos razón.
Pac: Ya te he pedido una vez que te calles. Por favor, no hagas que te lo pida de nuevo.
Grunt: Muy bien, no me lo pidas. ¿Puedo hablar ya de por qué Artom es idiota?
Pac se levanta, se acerca al trandoshano, y le da un fuerte golpe en la cabeza. Luego regresa a su asiento.
Grunt: Supongo que eso es un “no”.
Yara: De modo que la posición de la Milicia de Cularin es que Reidi Artom era idiota.
Grunt: Sip.
Pac: Mack, golpéale.
Mack le pega una colleja a Grunt.
Grunt: Auh.
Pac: No, esa no es en absoluto la posición de la Milicia. Esa es la posición de Grunt, pero debe usted entender que Grunt es bastante extremo en su perspectiva. Disfruta luchando con cosas. Pero no deja de representar a la milicia de algún modo, así que por eso está aquí. Tampoco yo la represento del todo, ni Mack. Hay una gran diversidad de opinión dentro de la Milicia de Cularin, y si usted cree que cualquiera de nosotros expresa la “verdad” literal de la opinión de la Milicia, se equivoca.
Yara: Bien. Entonces, Yara está un poco confundida. ¿No se da el caso de que la Milicia cree que la guerra pendiente con Thaere es algo bueno?
Mack: ¿Pendiente? ¡Especie de pantera de arena de cola peluda, usted es quien ha estado informando de las noticias! Ya estamos en guerra. La mayor parte de ella aún está teniendo lugar en el espacio, o lejos de los centros civiles, pero sigue siendo guerra. Y por supuesto que la Milicia cree que es una buena idea. ¡Si no lo creyéramos, no estaríamos luchando!
Yara: De modo que usted habla por la Milicia en su conjunto, entonces.
Pac: (Resignado) Sí, supongo. Pero sólo en ese aspecto.
Grunt: Thaere malo. ¿Puedo decir eso? Thaere muy malo.
Pac: Sí. Eso está bien.
Yara: Caballeros, creo que deberíamos llegar al meollo de esta discusión, a algo con más chicha.
Grunt: ¿Chicha? Mmm... chicha.
Mack golpea a Grunt. Grunt suspira.
Grunt: Thaere malo.
Yara: ¿Qué hay en el manifiesto que encuentran tan discutible como para venir aquí y solicitar una entrevista en antena?
Mack: Ella nunca luchó una guerra. Quiero decir, con todo el debido respeto, pero era buena explorando. No era una guerrera, así que no hay modo de que pudiera entenderlo. La guerra es mucho más complicada de lo que ella hizo parecer.
Yara: ¿Concretamente?
Mack: Bueno, dijo que no hay ningún ganador en la guerra. Pero en la guerra en su conjunto hay ganadores y perdedores, ¿sabe? Digamos que te encuentras fuera de una cantina y aparece un tipo ebrio de especia y cerveza rodiana y quiere pelear. En ese momento tú no quieres pelear, ¿vale? Pero si peleáis, según su lógica, no gana nadie, porque es sólo violencia. Digamos que no peleas, y el otro tipo viene y comienza a golpearte en la cara. Si no peleas y él te hace papilla, él gana y tú pierdes. Hay un ganador si alguien quiere luchar y otro no, y el ganador siempre es la persona que lucha.
Yara: Algunos afirmarían que la persona que no luchó ganó la batalla moral.
Pac: Las batallas morales apenas importan cuando perder significa que uno acaba convertido en esclavo, o muerto.
Mack: Sí. Lo que él ha dicho.
Grunt: Thaere malo.
Yara: De modo que la guerra está justificada si alguien te está atacando.
Mack: Claro. Supongo que podría decirse que hacer la guerra por la propia guerra está mal, ¿pero quién hace eso? No encontrarás al comandante Dal’Nay o al comandante Yurdel diciendo que deberíamos hacer la guerra sin ningún motivo. Tendrías que ser bastante idiota para querer la guerra sólo porque puedes tenerla.
Yara: Interesante. ¿Qué opinan sobre la afirmación de Artom –dejen que la cite para asegurarme de decirla correctamente- de que “el derecho a “reclamar” un lugar determinado no va en función del poderío militar”, sino que va en función de quién estaba allí antes? ¿Algún comentario?
Pac: Ingenua.
Mack: Idealista.
Grunt: Idiota.
Mack trata de golpear a Grunt, quien le agarra la mano y la vuelve a dejar con mucha delicadeza en el reposabrazos de la silla de Mack.
Grunt: (En voz baja, pero firme) Idiota.
Yara: Bien. ¿Alguien de ustedes quiere gastar más de una palabra –o la misma palabra, repetida dos veces- con respecto a este tema?
Pac: Creo que la palabra “ingenua” lo resume bastante bien. Habla como si hubiera una especie nativa para cada lugar de la galaxia, y que debería darse prioridad a las especies para determinar quién tiene derecho y quien no para estar en un lugar. Su lenguaje implica que en ocasiones –tal vez no siempre- hay una relación simbiótica entre una especie y un lugar, y que esta relación debería ser respetada por las personas que llevan las armas más grandes. Pero aquí viene una primicia: A las personas con las armas más grandes no les importan las relaciones simbióticas y los pueblos indígenas. No les importa si alguien estaba allí antes que ellos. Por eso les llamamos “invasores”: porque llegan a un lugar al que no han sido invitados y se apoderan de él. No hablo sino por mí mismo, pero no me gusta la guerra, y me alisté en la Milicia para evitar que la guerra tenga lugar o, si hay guerra, para estar dispuesto a ayudar a defender mi sistema. No me gusta ir a la guerra, pero lo haré.
Yara: Creo que este es un buen tema con el que terminar. Mack, Grunt... sabemos por qué se alistó Pac. ¿Qué hay de ustedes?
Mack: Para defender Cularin. Es mi hogar. Nunca me ha gustado Thaere, nunca he confiado en ellos, siempre he pensado que tenían algún tipo de plan que desconocíamos. Parece que teníamos razón. Por supuesto, si se me diera la oportunidad, yo los habría invadido primero. Ocupar Agotamiento, tal vez alguna otra de sus estaciones. Pero no es así como han ocurrido las cosas.
Yara: Interesante. ¿Grunt?
Grunt mira a Pac, luego a Mack. Suspira.
Grunt: Thaere malo.
Yara: Bien, eso es lo que yo pensaba. Os habla Yara Grugara, despidiendo la conexión, con un agradecimiento especial a estos representantes anónimos de la Milicia de Cularin por proporcionarnos un contrapunto al perspicaz análisis de una mujer brillante sobre los horrores de la guerra. Buenas noches, Cularin.
Fundido a negro.

miércoles, 27 de julio de 2016

TK-146275


TK-146275
Sylvain Neuvel

No hay sangre en el suelo. Sólo sigue encharcando el interior de mi armadura.
¿Cuándo comenzó todo? Para mí, la respuesta es sencilla. Recuerdo aquél día como si fuera... No, no es verdad. Ayer está borroso. Y anteayer, y el día anterior. Pero recuerdo aquel día. Yo tenía 12 años. Mi padre se encargaba de mantener una granja de purificadores de aire en Eriadu. Interminables campos de maquinaria vertical que limpiaban el aire mientras la industria minera expulsaba en él más materiales tóxicos. La mayoría de las personas nunca han visto una granja de purificadores; construyen estas cosas tan lejos de la civilización como sea humanamente posible. Nadie quiere que le recuerden que esa es la única cosa que mantiene el aire respirable. Y, además, son realmente feas. A nosotros no nos importaba. Para mi hermana y para mí, la granja era... Un terreno de juego. Un bosque. Un ejército de droides. Lo que quisiéramos que fuera. Madre había muerto, y mientras nuestro padre trabajaba, siempre estábamos solos nosotros dos. Raramente íbamos a la ciudad –papá decía que era peligrosa- y no había nadie más allí.
Xea acababa de cumplir ocho años cuando llegaron los rebeldes. Esa noche no se sentía bien, y le dejé dormir en mi cama. A ella le gustaba. Sus naves eran silenciosas, casi inaudibles. No sé muy bien cómo padre pudo escucharlas, pero lo hizo. Fue el sonido de su bláster lo que me despertó. Cuando salí al exterior, las naves rebeldes ya habían lanzado garfios a los purificadores de aire. Supongo que pensaban que podían agarrarlos y marcharse sin más. Aficionados. Después de mucho forcejeo, una de las máquinas finalmente cedió, pero seguía sujeta por un conducto de energía. Ese gran cable brillante serpenteó por el suelo mientras el purificador se alzaba sobre nuestras cabezas, hacia la oscuridad. Padre comenzó a chillar, disparando al surco que se acercaba velozmente, en lugar de a la nave. Yo sólo observaba. No comprendía. Debería haberlo entendido; había leído bastantes de esos libros de ciencia que mi madre me dio. A ella le encantaba la ciencia.
-Si vas a vivir en este universo –decía- lo mínimo que puedes hacer es tratar de entender cómo funciona.
Esos libros eran todo lo que quedaba de ella, y me sabía la mayoría de ellos de memoria. Resistencia a la tracción. Unidades de fuerza por área transversal. Cuánta tensión puede soportar un objeto antes de romperse. Papá no sabía nada de física, pero había arreglado bastantes de esos conductos como para saber que tienen una resistencia de mil demonios. Nave, conducto de energía, cable de arrastre. Uno de ellos tenía que perder. Cuando la nave se quedó sin cable, se detuvo en seco y el cable de arrastre se rompió con un chasquido. Medio segundo más tarde, el purificador reapareció en el cielo. Cayó a través de nuestro tejado a mi habitación, aplastando a mi hermanita contra el suelo.
¿Cuándo comenzó? Justo entonces. En ese mismo instante, supe que quería matar rebeldes.
Eso fue el año que Wilhuff Tarkin llegó a ser Gran Moff. Las cosas en Eriadu cambiaron rápidamente después de eso. Reinaba la ley. Los crímenes se castigaban con dureza. Algunos dicen que con demasiada dureza, pero no había nada que temer si no tenías nada que ocultar. A mí, personalmente, no me importaba que unos cuantos terroristas recibieran un castigo ejemplarizante. Se salvaban vidas. Nos sentíamos... protegidos. Podías caminar por las calles de Phelar sin temor a que te robaran o te pegara un tiro. Papá incluso me mandó unas cuantas veces a buscar suministros yo solo. No sé si Xea habría vivido en caso de que Tarkin hubiera estado al mando en ese momento. Pero sé que le habría gustado ver Phelar.
Una vez le vi, al Gran Moff. Vino a la granja no mucho después de que fuera atacada. Nunca había visto tan nervioso a mi padre. No recuerdo lo que dijo Tarkin. Para ser honesto, no estaba prestándole atención a él. Todo lo que podía ver era la brillante armadura blanca de los hombres de pie tras él. Fuertes. Serenos. Sin miedo al mundo que les rodeaba. Entonces lo supe: Iba a ser soldado de asalto. Mi padre se negó, por supuesto. Ya había perdido una hija a manos de la Rebelión, y no iba a perder a su otro hijo a manos del Imperio. No importó. Nada importaba. Me alisté en cuanto tuve la edad. Me escapé en medio de la noche, dejando una nota en la mesa de la cocina.
La Academia Preparatoria fue pan comido. Se supone que debe cribar a los débiles, pero simplemente no había suficientes reclutas en Phelar. Las autoridades locales estaban más preocupadas por no poder mandar a la capital la cuota de reclutas adecuada que por que cualquiera de nosotros no estuviera capacitado para la tarea. En mi unidad éramos siete, y nuestros instructores tuvieron gran cuidado de asegurarse de que al final del año hubiera siete graduados. Iba a ser soldado de asalto.
Mi padre no asistió a la ceremonia. No estaba allí cuando marché a la capital. No me tomó por sorpresa –nunca le dije que iba a irme-, aunque me encontré a mí mismo examinando el muelle en busca de un rostro familiar hasta que nuestro transporte ya estuvo bien alto en el aire. Había tantas cosas que nunca llegué a decirle. No quería que adiós fuera una de ellas.

***

La Academia Imperial de Eriadu. Dicen que no es tan grande o prestigiosa como la de Coruscant. No sabría decir. A mí me pareció bastante impresionante. Las oficinas principales estaban en la parte vieja de la ciudad. Antiguas, increíblemente decoradas. Quienquiera que realizara todas esas tallas, tuvo una vida muy desgraciada. Aún estábamos en el vestíbulo cuando conocí a mi instructor, un clon llamado Lassar. Todo el mundo le llamaba Jogan, como la fruta. Nunca descubrí de dónde recibió el apodo. Además, nunca me atreví a llamarle de otra forma que no fuera Comandante Lassar. Me odiaba. No, eso no es del todo correcto. Él era un clon, una perfecta máquina de luchar diseñada y criada para un único propósito. Nosotros éramos... cosas inferiores, defectuosas, sólo por haber nacido. El envejecimiento acelerado había hecho que los individuos como él fueran obsoletos, pero resultaba obvio que no le gustaba la idea que unos reclutas ocuparan su lugar, y nos odiaba a todos nosotros por pensar que podíamos. Para él, éramos un puñado de mascotas domésticas tratando de comportarse como veermoks. Así que comencemos con ese profundo resentimiento. Tomemos eso como base. Me odiaba.
-Eres muy bajo, chico granjero. Estarás fuera de aquí en una semana.
Así es como se presentó. Tenía razón. Yo era más bajo que todos los demás.
Disparos al riñón. ¿Por qué duelen tanto? Así es como comenzó mi primera mañana en la academia. Lassar hizo que mis compañeros me subieran la manta sobre la cabeza y me golpearan en los costados hasta que dejara de moverme. Así es como empezó cada mañana durante todo un año. Yo no guardaba rencor a los demás reclutas. Cada uno de mis gritos era un claro recordatorio de que era mejor mantenerse a buenas con Lassar. Después de una semana, pude darme cuenta de que comenzaban a golpear con menos fuerza, añadiendo un pequeño “¡ugh!” para mayor efecto dramático. Mientras tanto, el comandante se limitaba a quedarse ahí de pie y sonreír. En su defensa, hay que decir que sonreía todo el tiempo… literalmente. Debía tratarse de alguna lesión nerviosa.
Por estúpido que pudiera parecer, ser apaleado cada día antes del desayuno sólo sirvió para fortalecer mi resolución. Tal y como yo lo veía, abandonar después de un día significaba que había recibido una paliza para nada, al día siguiente eran dos palizas, luego 50, luego 100. Un año después, me habría golpeado yo mismo si eso significaba poder seguir allí otro día. Iba a ser soldado de asalto.
Un año nuevo significaba una nueva hornada de reclutas. Me odié por ello, pero deseé que alguno de ellos fuera un mayor… ¿cómo lo dijo él? Ah, sí. Un mayor “insulto a la memoria de los incontables clones que dieron su vida en los campos de batalla”. No hubo tal suerte. Yo era especial. No sé qué hacen a los sospechosos insurgentes para hacerles hablar. Sólo he escuchado rumores. Sea lo que sea, estoy seguro de que me lo hicieron a mí en un momento u otro de mi entrenamiento. No cedería. No en ese momento.
Sólo fue un par de semanas antes de la graduación. No puedo evitar pensar que lo programó así para que doliera aún más. Era un día cálido, pegajoso, de esos que ni siquiera una ducha helada puede aliviar. Realizamos una carrera de 5 kilómetros con todo el equipo como evaluación física. Antes de comenzar, el comandante Lassar dio un breve discurso y ofreció un brindis por aquellos de nosotros que habíamos llegado hasta allí. No fue gran cosa como brindis, ya que él era el único que tenía una bebida. Bebió el vino color esmeralda y aplastó la copa contra el suelo con su bota, como si fuera parte de una antigua costumbre que ninguno de nosotros conociera. Entonces me pidió que me quitara las botas. Le observé poner los pedazos rotos en su interior. Los más pequeños eran los que más me preocupaban: esos que pueden introducirse dentro de tu carne. Me puse la bota. No fue por coraje. Lo hice por rencor. El rencor me hizo correr unos 500 metros. La concentración y la determinación me permitieron dar tres pasos más. Después de eso, no era yo. El dolor es una salida para el cerebro, no una entrada para el cuerpo. Demasiadas señales de dolor de las que ocuparse, y el cerebro se desconecta... partes de él, al menos. Todas las cosas que hacen que yo sea yo, mis sentidos, mi alma, o como quieras llamarlo, todo había desaparecido. Lo que cruzó esa línea de llegada no era yo. No era humano.
Me desperté en la enfermería tres días después. Me habían reconstruido ambos pies. No sabía si había terminado la carrera. No me importaba. Cada parte de mí había aceptado la derrota. Pregunté a la enfermera su podía hablar con el comandante Lassar. Me encontró insuficiente ese primer día que me vio. Ahora que había sido evaluado, sentía que debía ser yo quien le dijera que tenía razón. La enfermera me dijo que tendría que esperar. El doctor había ordenado dos semanas de descanso. Lo que fuera que tuviera que decirle al comandante, podría decírselo después de la graduación.
-Lo has conseguido –dijo-. Eres un soldado de asalto.
Xea habría estado orgullosa.
Lo había logrado. Las tropas de choque de élite del Ejército Imperial. Fui asignado a patrullar el distrito cinco de Ciudad Eriadu, el distrito de moda. Lo de choque era ligeramente exagerado, aunque muchos rateros estaban genuinamente sorprendidos de vernos. Y algunos de ellos huían. Nos gustaba cuando huían. Yo me había alistado con algo ligeramente diferente en mente, pero el crimen menor seguía siendo crimen, y alguien tenía que detenerlo. Yo era bueno en ello. Me gustaba ver a la gente disfrutar de la sensación de orden y seguridad que proporcionábamos. El modo en que la gente camina cuando no tienen miedo, esos pasos despreocupados, era... silenciosamente gratificante. Ojalá eso hubiera sido suficiente, pero nunca pude apaciguar mi rabia. Después de un año, escuché que iban a mandar más tropas a Lothal y me presenté voluntario.

***

La primera vez que salía del planeta. Hasta que despegamos del espaciopuerto, me había aferrado a la idea de que nunca volvería a ver a mi padre. Sentí un nudo en el estómago cuando la nave abandonó la atmósfera, y luego me sentí muy, muy mareado. Resulta que no estoy hecho para el viaje espacial. Menos mal que no elegí la Armada.
El aire en Lothal era diferente. Todo era diferente. La gente de allí había pasado algunas épocas malas, y eso se notaba. También les hacía más... auténticos. Al principio me gustó. La gente de mi unidad eran buenos hombres y mujeres.
Nuestro capitán había crecido en una granja de nerfs. No podía dejar de hablar de ello. Podía reducir cualquier problema imaginable a algún dato sencillo sobre del oficio ganadero. ¿Control de masas? Piensa que estás pastoreando nerfs. ¿Una situación de rehenes? Tienes que hacer que todo el mundo mantenga la calma... como asistir a un nerf en el parto. ¿Terrorismo? Bueno, imagina que algunos de los nerfs contraen la gripe feluciana. ¿Qué haces para salvar al rebaño? Sacrificas a todos los animales enfermos, y tal vez a unos pocos de los sanos que han estado en contacto con ellos. Tienes que actuar rápidamente para que funcione, pero si funciona, el resto del rebaño seguirá pastando como si nunca hubiera pasado nada.
Yo tenía la sensación de que no podía ser tan fácil. No lo era. He hecho cosas que... No soy un estratega militar. Demonios, probablemente no estoy hecho para ser oficial. Me doy cuenta de que soy parte de algo infinitamente más grande que cualquier cosa que pueda imaginar, y ese es el motivo de que no todo resulte evidente para alguien como yo. Sin embargo... he hecho cosas. Incendiar un pequeño pueblo puede que realmente fuera por el bien del Imperio. Puede que salvara vidas más adelante. Pero mientras lo estás haciendo, es difícil ver el bien del Imperio. Sólo sientes que estás quemando un pequeño pueblo. Somos nosotros quienes tenemos que lidiar con los gritos, con los llantos de los niños. Estaba haciendo exactamente lo que pretendía hacer, estaba haciendo daño a los rebeldes. Pero siempre lo había imaginado en blanco y negro. Ahora estaba nadando en un mar de grises. Había días en los que añoraba atrapar ladronzuelos en Eriadu, la claridad de aquello. Sin embargo, nunca fui remilgado a la hora de cumplir las órdenes. Hacía mi trabajo.
Hoy, salimos a perseguir un cargamento robado de valiosos cristales Kyber. Estábamos bastante contentos con nosotros mismos cuando lo encontramos antes de la hora de comer. Había puestos de control en cada carretera de la zona. Quienquiera que robara ese cargamento, obviamente entró en pánico y lo abandonó cerca de uno de los campamentos de reubicación. Tomamos un bocado y nos dirigimos allí para encontrarlos. El capitán nos dijo cómo, cuando un nerf se separa del rebaño y se pierde, golpeas a uno fuerte en el trasero para hacerle gemir. Todos los demás nerfs comienzan a berrear –alguna clase de instinto natural- y, con un poco de suerte, la res perdida escuchará el coro de nerfs y encuentra el camino de vuelta. Ninguno de nosotros tenía la menor idea de a qué se refería el capitán, pero parecía bastante confiado en su estratagema inspirada en los nerfs, así que no preguntamos. Aparentemente, significaba atrapar por el cuello a un tendero rodiano y arrastrarlo al centro de la plaza del pueblo antes de apuntarle con un bláster en la cabeza. Dijo que quien hubiera robado los cristales tenía hasta la cuenta de tres para mostrarse, o el rodiano moriría. Había escogido al rodiano equivocado. Nadie dijo ni una palabra, ni siquiera cuando caía muerto al suelo. El capitán tomó entonces a una mujer, una humana. No se molestó en explicarse una segunda vez y comenzó directamente a contar. En el momento en que dijo “tres”, un hombre surgió del edificio a mi izquierda, sosteniendo un rifle. Le disparé en el acto. No se le apunta con un arma a un soldado de asalto. No se hace.
Una niña pequeña –no podría tener más de 10 años- salió detrás de él y corrió para acercarse al cuerpo. Trató de levantarlo, sacudiéndolo para que volviera a la vida. Lo intentó de veras. Una de las primeras cosas que aprendes en el cuerpo es que, de algún modo, los cuerpos pesan millones de veces más muertos de lo que pesaban cuando estaban vivos. Es como tratar de levantar un saco de agua. Ella cayó de nuevo sobre él, y entonces se limitó a quedarse allí tendida, acariciándole el cabello con la mano.
Por todo alrededor, era caos y fuego de bláster. Otro soldado pedía ayuda. Volví la cabeza por un instante, y entonces fue cuando ella me disparó. No llegué a escuchar el disparo, pero sentí que todas mis entrañas se apartaban del punto de impacto en un nanosegundo. No tenía sentido mirarlo. Me había dado de lleno. Me limité a caer sobre mis rodillas –eso pasó por sí solo- y me quité el casco. Me sentí bien. La brisa en mi cara, los olores, visión periférica. Y aquí estamos. Me estoy muriendo.
Ella sigue mirándome. De pie sobre el cadáver de su padre, con su escaso metro veinte de estatura. Ese rifle es casi tan largo como ella, pero lo sostiene con firmeza. Su padre le enseñó bien. No dispara. Sabe que estoy acabado, pero es más que eso. Reconozco esa mirada. Está sintiendo algo que aún no puede comprender. Lo sé porque yo lo sentí la noche que mi hermana murió. Está pasando justo delante de mí. Todo ese dolor, toda esa ira. Hace un momento, era demasiado para asumirlo, como un enjambre de lyleks contra el que no puedes luchar. Ya no luchaba. Se estaba dejando llevar. Parte de ella acababa de morir, pero lo que quedaba estaba más vivo que nunca. Tenía un propósito. ¡Ahí! Justo... ahora. Lo sabe. Crecerá para ser una rebelde. Va a matar soldados de asalto.
Me pregunto por qué estoy sonriendo. Apuesto a que ella también se lo está preguntando. ¿Qué es lo que siento? No es culpa. Debería serlo, pero no lo es. ¿Orgullo, tal vez? ¡Mírala! Es hermosa.
¿Cuándo comenzó? Para ella, hace un segundo. ¿Cuándo terminará? Ya voy, Xea.

miércoles, 29 de junio de 2016

Conflicto y Maestría

Conflicto y Maestría
August Hahn y Cynthia Hahn

En el corazón de la Academia Jedi de Almas hay un edificio con senderos delimitados por piedras en todas direcciones. Muchos Padawans y Caballeros han caminado por esos caminos durante los años de su entrenamiento, pero pocos se han aventurado jamás al interior del edificio propiamente dicho. El Maestro Lanius Qel-Bertuk mantiene ese edificio separado del resto de su Academia; aunque se encuentra en su centro, a efectos prácticos está aislado tanto para estudiantes como para maestros.
Este edificio es donde Lanius realiza reuniones con miembros del Consejo de Coruscant, importantes oficiales del Senado, y aquellos que no se sentirían cómodos hablando con él en público. Aunque Almas no es exactamente el centro de la actividad del sistema Cularin, y los jóvenes Padawans raramente cotillean fuera de sus propios círculos, en esta parte de la galaxia las noticias se las arreglan para viajar rápido. Entre el ocasional exceso de celo de algunos reporteros y los perpetuos ojos escrutadores de aquellos que deberían tener cosas mejores que hacer, puede resultar difícil mantener un secreto... incluso para un Maestro Jedi.
Este edificio solitario también es donde Lanius acude a meditar en privado y contemplar el destino de su academia y sus estudiantes ante el cambiante rostro de la República. Desde hace un tiempo llevaba sintiendo los problemas que se avecinaban, y ahora que sus estudiantes –su mundo- han sido lanzados diez años antes de lo previsto en medio de eventos de tanta envergadura que escapan a su control, el Maestro Qel-Bertuk últimamente ha ido pasando cada vez más tiempo allí.
Hoy se encuentra allí no por motivos personales, sino administrativos. Una vez cada estación (aunque en Almas en realidad no existan las estaciones como tales), el claustro principal de la academia se reúne para hablar del entrenamiento, de los estudiantes que se muestran más prometedores, y otros asuntos Jedi. Lanius habitualmente disfruta de esas reuniones, pero en esta ocasión el tema principal del día no es agradable.
-Y volveré a decirlo. Si los cambios que se comentan en los rumores que he escuchado son ciertos, sólo traerán sufrimiento a nuestros Padawans. –Los ojos de la Maestro Devan brillaron en la cámara a la luz de las antorchas-. Esta escuela ya es lo bastante distinta a cualquier otra Academia Jedi de la galaxia. Arriesgamos demasiado haciendo cualquier cambio más.
En su silla de piedra en la cabecera de la cámara de conferencias, Lanius asintió con aire distante. Comenzó a hablar, pero Jurahi, el Maestro de Visiones de la escuela, interrumpió. Para un alma tan contemplativa, el visionario profesor podía ser enfático hasta llegar casi a la beligerancia cuando creía firmemente en algo.
-Raramente me encuentro de acuerdo en nada de lo que la Maestra de Batalla tenga que decir, Lanius, pero esta vez tengo que ponerme de su parte. ¿Por qué estamos siquiera discutiendo esto?
La atención de Lanius pasó a Devan. Le divertía más de lo que pensaba que podría ser apropiado ver cómo se ofendía instintivamente al ser llamada “Maestra de Batalla”. Sabía por su larga experiencia que Jurahi desdeñaba el mero concepto de la lucha, y creía que los Jedi que pensaban con sus sables de luz eran la mayor amenaza que la galaxia hubiera conocido jamás. Era un milagro que el Maestro de Visiones hubiera sido capaz de soportar siquiera a Kirlocca, pero el anterior instructor de sables de luz de la Academia había sido bien apreciado por todo el mundo en Almas... incluso por un pacifista como Jurahi.
La Maestro Devan suspiró.
-Maestro Lanius, ¿esta decisión ya ha sido tomada, o vamos a poder ser capaces de hacerle cambiar de opinión?
Sus sentimientos fueron repetidos por los demás sentados a la mesa. Seis pares de ojos se centraron en él, haciendo que Lanius se sintiera más incómodo de lo que se había sentido en mucho tiempo. De pronto, se encontró echando de menos a Kirlocca más que nunca. El gran wookiee habría entendido por qué estaba haciendo eso. A Kirlocca no le habría gustado, pero lo habría entendido.
Sin embargo, era la cabeza de la academia por un motivo, y una situación como esa requería que tomara una posición de líder. Se preparó para las reacciones que sabía que estaba a punto de recibir y miró al extremo de la mesa, hacia el punto normalmente reservado para dignatarios de visita y emisarios de Coruscant.
-Maestro Jeht, diga por favor a los demás lo que ha compartido conmigo esta mañana.
El hombre sentado al extremo de la larga mesa de piedra asintió sombríamente. Sus ojos negros examinaron los rostros de los Maestros reunidos durante un largo instante antes de hablar, y cuando lo hizo fue con un tono tranquilo y respetuoso.
-El Consejo Jedi de Coruscant ha ordenado que todos Jedi disponibles acudan a nuevas zonas de preparación de sector para recibir información y asignaciones tácticas. Aunque esto no incluye a los Padawans, por supuesto, y se están haciendo excepciones para los Caballeros Jedi con menos de tres años de experiencia en el cargo, todos los demás han sido llamados para misiones de guerra.
Las expresiones en los rostros de los integrantes del claustro fueron exactamente los que pensaba que serían. La peor fue la mirada de amarga aceptación en los ojos de Jurahi, como si finalmente hubiera escuchado algo que llevaba toda una vida temiendo. La expresión de Devan fue mucho menos resignada.
-¿Esto incluye a todos los Maestros de Almas?
El Maestro de cabello negro al extremo de la mesa negó con la cabeza. El gesto hizo que su túnica gris oscura se moviera ligeramente, revelando la armadura de combate ligera que había debajo. Por el aspecto de las ceñidas placas de la armadura, ligeramente dañadas, había visto uso muy reciente.
-No, todos no. Las personas de esta sala permanecerán en su lugar para entrenar Padawans y Caballeros, como es su misión. Sólo el personal adicional será trasladado de la Academia para complementar el Ejército de la República.
La expresión de Jurahi cambió, así como la de Devan, pero el viejo Maestro habló antes de que pudiera hacerlo ella.
-¿Personal adicional? ¿Complementar al Ejército? ¿Quién se cree el Consejo que somos? ¡Somos una escuela, no una guarnición!
Por la expresión de los ojos incoloros de Jeht, esta respuesta no le llegó de sorpresa.
-Lamento que se sienta así, señor. Pero se ha dado el mando de las Fuerzas Armadas de la República a los Jedi, y el Consejo ha decidido desplazar Jedi experimentados para una mayor presencia de liderazgo en ese sentido. Creen...
Devan abrió la boca, y por un instante, Lanius pensó que lo imposible ocurriría dos veces en un día: que volvería a estar de acuerdo con Jurahi.
-Lo entiendo, Maestro Jeht. Obviamente, el Consejo cree que si dejamos esta guerra sólo a los clones y los droides, durará eternamente. Quieren dar un paso adelante y acabar con ella de forma decisiva sin más pérdida de vidas, y antes de que más sistemas caigan en manos de los separatistas.
El Maestro visitante asintió, obviamente aliviado de que alguien de la mesa lo entendiera. Por la expresión incrédula del rostro de los demás instructores presentes, él, ella y Lanius estaban en minoría en lo que a ese tema concernía.
-¿Cómo afectará exactamente esto a Almas? –continuó preguntando Devan.
En respuesta, Lanius hizo un gesto hacia el arco en sombras que conducía fuera de la sala y E1-6RA, su droide ayudante personal, entró en la cámara. En sus múltiples brazos, llevaba varias pequeñas tabletas de datos. Se desplazó diestramente alrededor de la mesa, tendiendo una a cada uno de los Jedi presentes.
-Aquí están listados los actuales residentes de Almas y aquellos que se encuentran de servicio en el sistema de Cularin que han sido llamados por la orden del Consejo –dijo con su voz suavemente modulada.
Hubo una larga pausa mientras los miembros del claustro navegaban por sus pantallas. Lanius observó detenidamente sus rostros, sabedor de lo mal que algunos de ellos recibirían los nombres que estaban leyendo. El Maestro Ti-Amun Tiro se puso en pie, dejó caer la tableta de datos sobre la mesa, y se marchó airadamente de la sala, indignado. Por las reacciones de los demás presentes, más de uno de sus colegas quería unirse al instructor de filosofía en silenciosa protesta.
Nadie habló durante varios tensos segundos. No fue una gran sorpresa cuando la voz de Jurahi rompió el silencio.
-Esto deja nuestra plantilla docente en prácticamente nada. Acabamos de aceptar un número sin precedentes de nuevos Padawans. ¿Cómo puede esperarse que encontremos mentores para todos ellos? –Su tono había perdido su irritación. Había vuelto la silenciosa resignación.
Lanius negó con la cabeza.
-Ya no podremos ofrecer mentores a nuestros estudiantes en proporción de uno a uno. Los tamaños de las clases tendrán que aumentar, y nosotros tendremos que arreglárnoslas con los instructores que quedan. Algunos Caballeros con sólo uno o dos años de servicio pueden ayudar a completar nuestras filas.
A nadie de la mesa pareció gustarle la idea, y Lanius apenas podía culparles. La historia de los Jedi estaba llena de ejemplos de miembros de la Orden que enseñaban antes de estar plenamente capacitados para ello. Los ejemplos nunca terminaban bien; tanto el maestro como el estudiante a menudo caían al Lado Oscuro. Obviamente, tales preocupaciones cruzaron la mente de los demás. Lanius no tenía que tocar sus pensamientos para saberlo. Lo podía leer en sus caras.
El Maestro Jeht habló de nuevo, sin alterar en ningún momento el tono tranquilo de su voz.
-Para completar lo que el Maestro Qel-Bertuk no ha llegado a decir antes, esta decisión ya ha sido tomada. Se me ha encargado que supervise la transferencia de personal y luego me quede atrás para ayudar con entrenamiento adiciona para sus estudiantes. El Consejo no desea dejarles completamente faltos de personal. Haré todo lo que pueda para compensar la diferencia.
Lanius decidió hablar antes de que más preguntas pudieran incendiar la situación.
-Estamos agradecidos al Consejo por enviarle. Al menos es uno de nosotros, Darrus, y siempre será bienvenido aquí. El cambio es difícil, pero agradecemos escucharlo de boca de alguien conocido.
El Maestro Jeht hizo una ligera reverencia. Devan secundó los agradecimientos de Lanius, pero el resto de la mesa sólo murmuró o inclinó la cabeza expresando su consentimiento. Lanius rápidamente hizo marchar a los instructores. Tal vez regresar a la tarea habitual de clases y lecciones les ayudaría a calmar sus comprensiblemente turbulentas emociones. Se fueron sin hacer comentarios, marchándose cada uno para llevar las duras noticias a su personal y sus estudiantes.
Devan fue la última en marcharse, pasando la mirada alternativamente de Darrus a Lanius en busca de algún rastro de emoción. Al no ver nada, finalmente se marchó y regresó al salón de prácticas. Lo sentía por los Padawans, tanto por los cambios que estaban a punto de afectarles como por el estado de ánimo con el que iba a enseñarles...