martes, 14 de abril de 2015

Conclusiones agoreras

Conclusiones agoreras
Michael Allen Horne

El siguiente texto está extraído de un memorando de Inteligencia de Alto Secreto del brigadier Colin Darkmere, del Mando de Operaciones de Inteligencia, al Consejo Provisional de la Nueva República.

Aunque hemos sido afortunados al ver derrotados por fin a los Devastadores de Mundos, aún debemos enfrentarnos a algunas realidades incómodas respecto a su desarrollo e implementación. La Señal de Control Maestro robada ha sido de lo más efectiva para ocuparse de los escasos Devastadores que aún quedan y no han tenido lugar nuevos ataque en al menos una semana.
Sin embargo, esto no descarta la posibilidad de que puedan usar un sistema de codificación modificado contra nosotros. He asignado un equipo para desarrollar nuevas contramedidas. Dudo que hayamos visto lo último de los aplasta-ciudades. La cuestión que pretendo abordar es, principalmente, las secuelas y los planes que el Imperio pueda tener todavía para nosotros.
De acuerdo con unas transmisiones interceptadas recientemente, hay un incremento del 64% en las comunicaciones entre sectores. Puede que se esté formando un frente unido contra nosotros. Esto sugiere que, antes de su último (y, esperemos, permanente) fallecimiento, el Emperador, a través de intermediarios o por orden directa, infundió un nuevo nivel de organización en sus lacayos.
Militarmente, todavía poseemos la mano ganadora y lo más probable es que ellos se den cuenta de ello. Por tanto, es probable que se tomen su tiempo, sondeándonos en busca de debilidades. Más preocupante es la posibilidad de que puedan estar preparando una nueva arma, más temible, para arrojarla sobre nosotros. Tengo trabajando tres equipos de operaciones, dirigidos por el capitán Kushone, el comandante Dado Koat-xi y el coronel Keltric. Nuestra red de informadores apoya las conclusiones que hemos obtenido:
  1. El Imperio está desarrollando armas de destrucción masiva más nuevas y terribles. El Ingeniero Jefe Umak Leth, entre otros, está trabajando en ellas.
  2. Esas armas aún están incompletas. Se desconoce cuánto tiempo tardarán en utilizarse en el conflicto.
  3. Algunas de esas armas se están desarrollando en una instalación de investigación de alta seguridad que no conocemos. Leth y parte de su plantilla ha desaparecido de nuestra vista al menos en ocho ocasiones.
  4. Actualmente se desconoce cómo han logrado mantener esta base totalmente oculta de nuestros espías, pero estamos comprobando cada pista para localizarla.
Los hechos son escasos, y no son reconfortantes en absoluto. Esto es todo lo que puedo presentar confidencialmente en este momento, pero les mantendré informados conforme se vayan desarrollando los hechos. Mi principal recomendación es mantener un alto nivel de alerta en nuestras fronteras con el Imperio mientras recabamos más información.

lunes, 13 de abril de 2015

Arhul Hextrophon en la Academia Militar Memorial Brionelle

Arhul Hextrophon en la Academia Militar Memorial Brionelle
Michael Allen Horne

El siguiente archivo de texto ha sido extraído de las notas de una reciente conferencia dada por Arhul Hextrophon en la Academia Militar Memorial Brionelle, en Chandrila, poco después del ataque en Calamari.

Una de las cuestiones más persistentes para los estrategas de la Nueva República ha sido la aparente infinita obsesión del Imperio por las super armas. Desde Super Destructores Estelares hasta esferas de torpedos, ha sido casi imposible sobrestimar la capacidad de fuerza destructiva disponible para un Moff o Comandante de Grupo de Sector cualquiera. La Flota Estelar Imperial tiene miles de naves capitales con suficiente potencia de fuego para eliminar civilizaciones o esterilizar mundos. Incluso en su apogeo, en la Batalla de Endor, las flotas combinadas de la Alianza Rebelde siempre dependían de mejores datos de inteligencia, tácticas de guerrilla o la fe en la Fuerza para obtener la victoria.
Los planificadores militares del Nuevo Orden tienen un insaciable apetito de armas más nuevas y letales. Las más famosas de esas armas, y las más características de la mentalidad imperial, han sido las Estrellas de la Muerte.
Inmensas, aparentemente impenetrables y armadas con una apabullante cantidad de poder destructor, incluyendo el famoso superláser, las Estrellas de la Muerte son el arma definitiva. Sin embargo, resultaron ser sorprendentemente vulnerables a los ataques. Después de ese disparo de uno entre un billón que hizo estallar en átomos la primera Estrella de la Muerte en el sistema Yavin, los departamentos de propaganda del Imperio se pusieron a trabajar a destajo. Era mejor negar que la estación hubiera existido jamás que sugerir que el todopoderoso Imperio pudiera sufrir una derrota tan impactante. Los últimos informes desde Alderaan mostraban demasiado pánico como para ser fiables, y con el control imperial de los medios, fue bastante sencillo para el Imperio dirigir el flujo de información. Fue igualmente sencillo desacreditar o eliminar a los testigos supervivientes (principalmente miembros de la Alianza Rebelde).
El aspecto verdaderamente sorprendente del asunto fue el hecho de que el Imperio comenzara inmediatamente a trabajar en una segunda Estrella de la Muerte después de que la primera fuera destruida. El sistema Endor fue elegido como lugar de construcción. Esta vez, el Emperador se encargó de que las noticias del proyecto llegaran a sus enemigos; esta nueva Estrella de la Muerte serviría como cebo para una inmensa trampa. Contra todo pronóstico, esta nueva versión del “arma definitiva de la galaxia” fue destruida por los guerreros de la Alianza.
Por lógica, eso debería haber destruido toda la fe en la Doctrina Tarkin. Y sin embargo podemos ver que no fue así. Poco después del ataque en Calamari, la Rebelión recibió informes de mundos lejanos en las Regiones Fronterizas cuyas superficies habían sido arrasadas por cosas monstruosas que los supervivientes llamaban “aplasta-ciudades”.
Por supuesto, con el tiempo descubrimos la verdad de esas historias. Los horribles Devastadores de Mundos eran simplemente la última de las super armas del Imperio. Examinando detenidamente la propia Doctrina Tarkin, podemos encontrar una explicación para el desarrollo continuo de super armas. Cito: “...durante mucho tiempo he sido de la opinión de que su Nuevo Orden necesita un símbolo innegable y arrollador para impresionar y, sí, aterrorizar a las masas.”
La palabra clave es “símbolo”. Podemos deducir de ahí que nunca hizo falta que la Estrella de la Muerte funcionara para ser efectiva. Que lo hiciera fue una importante ventaja añadida, pero en gran medida irrelevante. En más de un sentido, para cuando fue destruida, la Estrella de la Muerte original ya había realizado un importante servicio para su propósito.
Podía paralizar de terror mundos enteros. Donde había una, ¿por qué no más? En la imaginación del público, acechaba el temor a que aún quedara  algún arma similar, o tal vez incluso una flota de ellas oculta en alguna región oscura del espacio, golpeando en secreto contra mundos intransigentes. El secreto que siempre había rodeado al proyecto y la vehemencia con la que el Imperio negó la existencia de la Estrella de la Muerte le dio el poder de un símbolo mitológico.
Una propaganda diabólicamente buena. Y sin embargo todavía hay pruebas que sugieren que en la Doctrina Tarkin hay más de lo que se creía en un principio. Con la revelación de la posible inmortalidad del Emperador, viene a la mente una nueva teoría. Sin un fin aparente a su reinado, el Emperador podría prever un momento en el que quisiera expandir su reino.
¿Sería suficiente una única galaxia para Palpatine el Inmortal? Creo que no. La Antigua República había considerado durante mucho tiempo la posibilidad de contactar con otras galaxias e hizo varios intentos frustrados al respecto. Palpatine incluso destruyó en secreto el más reciente de estos intentos, el proyecto Vuelo de Expansión. De acuerdo con lo que hemos recuperado de las notas del Almirante Thrawn, él dirigió la misión para matar a los seis Jedi que iban a bordo de la nave.
Parece obvio que el fin último de Palpatine es la conquista, no sólo de nuestra galaxia, sino de otras. ¿Qué mejor manera de asegurarse su supremacía militar que con esos Devastadores de Mundos? Llegando a un mundo tras otro, consumiéndolo y creando armas mientras la batalla se recrudece sobre ellos, sin que nunca les falten recursos ni energía... la imagen es aterradora.
Debemos dar gracias a que los esfuerzos de nuestros héroes más valerosos, especialmente Luke Skywalker y Leia Organa Solo, han terminado con el terror del Emperador.

lunes, 30 de marzo de 2015

Testigo del apocalipsis

Testigo del apocalipsis
Michael Allen Horne

El siguiente relato está extraído de una comunicación personal enviada por Rivoche Tarkin, corresponsal de la Nueva República, durante la lucha en Coruscant. Fue enviada a Voren Na’al, Historiador Consejero de la República.

Voren.
Pesa sobre mí como una carga invisible, Voren. Ver este mundo, donde pasé tanto tiempo de mi infancia, de este modo... Que las deidades nos ayuden, los sonidos por la noche, los fuegos...
A veces es casi más de lo que puedo soportar. Pensar que se han hecho esto los unos a los otros. ¿Para qué?
Ayer pasé junto al Templo del Círculo, o lo que queda de él.
No empieces otra vez, puedo sentir tu preocupación. El general Antilles insistió en que llevara una escolta y no me he alejado ni un instante de la vista de Demolinn y el señor Greybird. Tomamos un deslizador, en busca de más supervivientes.
Es peor de lo que habíamos escuchado. Mucho peor. Los amotinados están quedándose con todo, acaparándolo. Destruyen lo que no quieren. Queda muy poco para los supervivientes.
El general Calrissian nos ha ordenado distribuir los suministros adicionales entre los supervivientes. No podemos evacuarlos por nuestra cuenta, pero más tarde podemos mandar algunos cruceros de evacuación calamari y salvar a algunos de ellos. Alguien debe hacerlo.
Incluso si algunos de ellos eran matones de la COMPNOR, nadie se merece esto.
Parece que la lucha ha vuelto a trasladarse fuera del planeta. En los últimos días ha sido así. Escarbar en busca de algo útil y luego volver a subir a órbita. Parece que no puedes alzar la mirada sin ver alguna nave imperial rasgando la atmósfera. Aún esperamos que Base Pináculo pueda enviar a alguien.
Calrissian afirma que le debe algún dinero a Solo y que en tal caso Solo nunca le dejaría morir. Nadie le ha creído, pero sí que ha ayudado a levantar algo la moral.
Aquellos que sirvieron aquí antes lo están soportando bien; son los nuevos reclutas los que nos preocupan.
El problema es lo que creí escucharle al técnico de comunicaciones. Recuerdas a Ivo, ¿verdad? Bueno, pues dijo que había detectado algunas naves nuevas saliendo del hiperespacio.
No son imperiales. Esperamos que sean amistosas.
Dale recuerdos a Arhul y dile que se cuide la pierna. No todo el mundo en la Sección de Historia sufre un intento de asesinato.
Y aún menos sobrevive a él.
Espero que este mensaje te llegue...

miércoles, 4 de marzo de 2015

Sobre el origen de las tormentas de Fuerza

Sobre el origen de las tormentas de Fuerza
Michael Allen Horne

He descubierto que la Ira y la Voluntad, unidas, son el mayor de los Poderes. He aprendido a meditar sobre la Ira y la Voluntad con claridad y precisión, y he aprendido a abrir las reservas ocultas del Poder del Lado Oscuro. La Ira concentrada por la Voluntad en el centro vital del cuerpo crea un portal a través del cual se liberan grandes energías: las energías del Lado Oscuro de la Fuerza. Permaneciendo alerta con la mente, en mi meditación de Ira, he asesinado a mis enemigos a grandes distancias, a través del Poder del Lado Oscuro que impregna la Galaxia. He creado relámpagos y desencadenado su fuego destructor. Usando este conocimiento, puedo desencadenar las energías del Lado Oscuro que nos rodean por todas partes, incluso para destrozar el tejido del propio espacio. De esta forma, he creado tormentas.
-Palpatine
De El Libro de la Ira